side-area-logo

Cómo elegir el mejor suelo para una vivienda

Cómo elegir el mejor suelo para una vivienda

¿Cuál es el mejor suelo para una vivienda? Es una de las dudas frecuentes de nuestros clientes cuando se plantean llevar a cabo la reforma de una vivienda. La respuesta no es sencilla. Debemos tener en cuenta multitud de factores:  El uso al que va a ser destinada la estancia, las condiciones de la vivienda (estado de la base, nivel de humedad), criterio personal del cliente, el estilo de la vivienda, el presupuesto del que se dispone y los cuidados que estemos dispuestos a dar al pavimento.Contamos con un amplio abanico de materiales para adaptarnos a cada uno de los proyectos que llevamos a cabo y, antes de decantarnos por uno u otro nos solemos hacer algunas preguntas que determinaran la elección.

SUELO PARA UNA VIVIENDA: CONSIDERACIONES INICIALES

  1. ¿Sobre qué base se instalará el suelo? Debemos conocer si la base está o no nivelada y el grado de porosidad que presenta, así como como el grado de humedad de la misma ya que los materiales orgánicos nos pueden dar problemas.
  2. ¿Qué uso se le va a dar? Debemos tener en cuenta el grado de rozamiento que va a recibir el suelo. La estética es importante, pero también la practicidad. Por ejemplo,  en una vivienda con animales no recomendamos pavimentos que requieran muchos cuidados, como pueda ser la tarima flotante con madera natural.
  3. ¿Cuánta luz recibirá? Los espacios con gran incidencia de luz natural nos permitirán jugar con tonalidades más oscuras, mientras que las viviendas oscuras lucen mejor con un pavimento de tono más claro.

Suelo para una vivienda: Parquet vinílico, gran resistencia a la humedad

Una de las opciones que actualmente cuenta con gran acogida es el parquet vinílico. ¿Qué ventajas tiene?

  • Resistencia a la humedad (es impermeable)
  • Muy resistente al desgaste
  • Gran durabilidad
  • Antideslizante
  • Incombustibilidad
  • Muy fácil de limpiar

A diferencia de los suelos laminados, que contienen derivados de la madera, el parquet vinílico no se deforma por la presencia de humedad. Por ello, es una opción ideal para unificar el pavimento en toda la vivienda, incluyendo las zonas húmedas como baños y cocina.

 

suelo para una vivienda

Suelo para una vivienda: Baldosa hidráulica, una opción muy decorativa

El mosaico hidráulico es un tipo baldosa decorativa de cemento pigmentado. Es de origen francés, y tuvo su apogeo en la primera mitad del s. XX, empleándose en los acabados de viviendas hasta los años 60. Su presencia se podría haber quedado limitada a viviendas antiguas, sin embargo, hoy en día es un tipo de pavimento que está en pleno apogeo. El gran efecto decorativo que consigue y la calidez que aporta a los interiores ha convertido este suelo en uno de los más codiciados. Recuperar este tipo de suelo cuando está en mal estado es siempre un reto y es uno de los trabajos para los que contamos con técnicos especializados., ¡y el resultado es espectacular!

 

El pavimento de baldosa hidráulica se ha conservado en toda la vivienda, excepto en el salón comedor, donde la baldosa hidráulica existente no tenía gran valor y se ha realizado una solera de hormigón fratasado con dos alfombras de baldosa hidráulica recuperada de una obra.

Suelo para una vivienda: Microcemento, un toque industrial

La opción del microcemento aporta un toque industrial y minimalista a los espacios.  Se trata de un material con un alto grado de dureza y resistencia que ofrece además la posibilidad, a nivel de diseño, de jugar con distintos tonos e incluso patrones y dibujos. Es un tipo de pavimento sin juntas que puede tener un acabado mate o rugoso

 

SUELO PARA UNA VIVIENDA: Parquet laminado, la apuesta segura

Los suelos laminados están realizados con fibras de de madera prensadas con resinas de alta densidad. Su dureza y resistencia varía en función del número de frotados con papel de lija que aguante el suelo sin perder el dibujo. Así, son 5 las categorías en las que se dividen las tarimas laminadas, desde AC-2 hasta AC-6, siendo la primera idónea para habitaciones con poco tránsito y la segunda para tráfico industrial ligero. Aunque hoy en día como esa clasificación daba a confusión se emplea la clasificación al uso:

  • Clase 31 – Para uso doméstico intensivo – comercial moderado.
  • Clase 32 – Para uso doméstico intensivo – comercial normal.
  • Clase 33 – Para uso doméstico intensivo – comercial intensivo.
  • Clase 34 – Para uso doméstico intensivo – industrial moderado.

¿Necesitas saber más? Si quieres un estudio personalizado de tu vivienda para decidir qué tipo de pavimento se ajusta más al estilo que quieres que tenga, ponte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de atenderte!

 

Recommend
Share
Tagged in
There is 1 comment on this post
  1. August 19, 2017, 3:42 pm

    Hello! I could have sworn I’ve been to this website before but after checking through some of the post I realized it’s new to me. Nonetheless, I’m definitely glad I found it and I’ll be book-marking and checking back frequently!